Guerras Púnicas

Causas De Las Guerras Púnicas.

Las Guerras Púnicas son una serie de tres guerras libradas entre Roma y Cartago en los años 264 a 146 antes de Cristo. A la vez, fueron probablemente las más grandes guerras que habían tenido lugar. El término Púnica se debe al nombre usado por los romanos para hacer referencia a los cartagineses.
CAUSAS:
* Choque de intereses entre el imperio cartaginés existente y la ampliación de la República romana.
* Los romanos estaban inicialmente interesados en la expansión a través de Sicilia la cual estaba bajo el control cartaginense.
* Surgió la rivalidad entre Roma y Cartago, por el dominio del Mediterráneo occidental.

 

Primera Guerra Punica

 

Desarrollo de la Primera Guerra Punica (Republica romana contra el Imperio Cartagines)

En muchos aspectos, las guerras púnicas se parecían a la Guerra del Peloponeso. Ya que ambos conflictos incluyó una potencia militar con base en tierra (Roma en las Guerras Púnicas y Esparta en la Guerra del Peloponeso) Derrotando a un Estado de ricos comerciantes basado en la Talasocracia (Cartago en las Guerras Púnicas y Atenas en el Guerra del Peloponeso).

En 275 aC, Roma había derrotó a los griegos en la Italia continental y ahora controla toda la parte sur de la península italiana. Roma era ahora una gran potencia en el Mediterráneo y no perdió el tiempo en la planificación de su conquista militar siguiente, se volvieron sus ojos a la isla de Sicilia. En ese momento Sicilia era una isla rica en recursos que era controlada por Cartago , en el oeste, y la ciudad-estado griegas en el este, siendo la más grande de la ciudad de Siracusa.

En el 264 aC, Roma invadió la isla de Sicilia, a instancias de la Mamertinos, Un grupo de merodeadores ex mercenarios cuyas hazañas de saqueo había sido recientemente puesto a su fin por Cartago que cada vez tenía mayor control de la isla. Siracusa ( colonia griega en Italia) fue tradicionalmente un enemigo de Cartago, Pero no podía tolerar la continuación de las incursiones de rebeldes Mamertinos en su territorio, o la posibilidad de que Roma se apoderase de la isla, por lo que se aliaron con Cartago. Para proteger sus líneas de abastecimiento a la isla, Roma se vio obligado a embarcarse en un ambicioso proyecto de construcción naval. Roma había sido hasta entonces un país basado en el poder militar en tierra y no pudo igualar la superioridad naval de Cartago, Perdieron una serie de combates navales contra Cartago al comienzo de la guerra. Sin embargo, Roma finalmente logró capturar a un cartaginés Quinquerreme (barco de guerra propulsado por remos, desarrollado a partir del trirreme. ) y copiar el diseño. Una vez que la tecnología naval de los romanos coincidía con el del Cartago las cosas cambiaron, como Cartago, no pudo igualar los niveles de producción de Roma. La Primera Guerra Púnica terminó con Roma como el vencedor y nuevo amo de la isla de Sicilia.

Consecuencias de la Primera Guerra Púnica

Inmediatamente después de la guerra, los mercenarios de Cartago se rebelaron por un conflicto salarial y ocuparon una serie de importantes ciudades púnicas ( ciudades cartagineses) en el norte de África y Cerdeña, a partir de la guerra de los mercenarios. Milagrosamente, Cartago fue capaz de derrotar a los mercenarios en África del Norte, por su parte Roma utilizó la revuelta de los mercenarios como una excusa para invadir y conquistar las islas de Cerdeña y Córcega . Así por el año 238 aC, Cartago había perdido todas sus islas en el Mediterráneo central, pero tal vez el mayor de todos fue perder el Mar Mediterráneo en sí, Cartago ya no controlaba los mares, lo que lo obligaría en la Segunda Guerra Púnica para invadir Italia ir por tierra, en los Alpes.

Tal vez la consecuencia política más inmediata de la Primera Guerra Púnica fue la caída del poder naval de Cartago. Condiciones firmado en el tratado de paz tenían la intención de comprometer la situación económica de Cartago y de impedir la recuperación de la ciudad. La indemnización exigida por los romanos causado tensión en las finanzas de la ciudad y obligaron a Cartago a buscar a otras áreas de influencia para el dinero para pagar a Roma.

En cuanto a Roma, al final de la Primera Guerra Púnica marcó el inicio de la expansión más allá de la península italiana. Sicilia se convirtió en la primera Provincia romana (Sicilia), Gobernada por un ex pretor, En lugar de un aliado. Sicilia sería muy importante para Roma, de una fuente de grano.

Fuente: https://www.historialuniversal.com/2010/03/primera-guerra-punica-cartago-roma.html

Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.)

Esta guerra también ha sido llamada anibálica, por ser Aníbal su principal protagonista y héroe, el cual se lanzó a la conquista de Italia con su ejército, apoyado con el empleo de elefantes, para lo cual recorrió Hispania y el sur de Francia, cruzando las cadenas montañosas de los Alpes y los Apeninos. Venció en las batallas de Trebia y Trasimeno, pero será en la batalla de Cannas (agosto de 216 a.C.) donde obtuvo su mayor victoria sobre los romanos, dirigidos por los cónsules Cayo Terencio Varrón y Paulo Emilio. Sin embargo, no logró apoderarse de Roma.

La estrategia y la táctica empleadas por el general Aníbal en la batalla de Cannas, se convirtieron en un modelo clásico para la historia militar, que se puede apreciar por la forma en que se desplegaron las fuerzas en el terreno y cómo realizaron, posteriormente, la maniobra que le dio la victoria.

Ambos ejércitos se despliegan en una llanura, en líneas perpendiculares al río Ofante. Los romanos, con su estilo clásico de la legión, “dos bloques en líneas cerradas, el de la infantería ligera delante y el de la pesada detrás. A su derecha, junto al río, la caballería romana y en el flanco izquierdo la caballería compuesta por aliados de Roma”.

Aníbal, por su parte, formó su tropa también en dos líneas, pero no compactas, con su centro apuntando ligeramente el centro romano. Este sector de su formación lo componían sus tropas menos aguerridas, galos e íberos. Los dos flancos los cubrían sus falanges compuestas por infantes libios. A su derecha colocó la caballería ligera númida, al mando de Maharbal y a la izquierda, frente a la caballería romana, la caballería pesada formada por jinetes galos e iberos, dirigida por Asdruballa.

La batalla se inició cuando los cartagineses dispusieron una línea con unos 800 honderos baleares, con la misión de hostigar y encauzar el avance de las tropas romanas.

Cuando esto sucedió, el centro de Aníbal retrocedió, cediendo terreno al curvarse hacia atrás, ocupando el centro romano el espacio desalojado por el centro cartaginés. Las alas cartaginesas se mantuvieron firmes, con lo que los ejércitos formaban ahora dos líneas paralelas curvas o dos lunas menguantes.

Mientras el ataque romano consiguió que la línea central cartaginesa siguiese cediendo, las caballerías cartaginesas iniciaron el ataque. La caballería númida, en el ala derecha, encontró fuerte resistencia en la caballería de los aliados romanos, mientras que la caballería situada en el ala izquierda, junto al río, debilitó a la caballería romana. En ese momento, Aníbal ordenó que parte de ella se trasladase a reforzar a la númida, realizando el movimiento por detrás de la línea de la infantería cartaginesa, fuera de la vista del mando romano.

Las dos alas de la infantería cartaginesa ofrecían mucha resistencia a las alas romanas, consiguiendo rechazarlas, obligándolas a replegarse hacia su centro. Pero como el centro romano había avanzado mucho, al profundizar en el centro cartaginés que seguía ofreciendo nula resistencia y seguía replegándose, las líneas de ambos ejércitos acabaron por formar cada una "U", quedando la "U" romana dentro de la "U" cartaginesa. Los romanos estaban atrapados en la genial táctica de Aníbal, que una vez más demostraba todo su ingenio militar. En ese momento, la falange íbera avanzó hacia el cerco para atacar por los flancos a los romanos. Más tarde, la caballería cartaginesa, reforzada en el ala derecha, obligó a retirarse a la caballería de los aliados de Roma, comenzando ahora su movimiento sobre la espalda de la infantería romana.

La estrategia es ceder un terreno o zona critica en aras de la maniobra de envolvimiento. Las claves de la victoria de Aníbal estuvieron, primero, en el planteamiento de la batalla entre las colinas y el río, forzando, por un lado, un frente estrecho donde los romanos no pudieran hacer valer su gran superioridad numérica; por otro, ideando una táctica en el que el propio empuje de las regiones de Roma fabricase la bolsa donde quedarían encerradas.

Los historiadores Tito Livio y Plutarco cifran entre 50.000 y 70.000 el número de romanos que quedaron atrapados en el cerco de Cannas. Solo sobrevivieron unos 3.500 legionarios. Los cartagineses perdieron entre 5.000 y 8.000 hombres, sobre todo de los celtas que se encontraban en la primera línea de combate. Fue la mayor batalla de toda la Segunda Guerra Púnica.

Finalmente, Aníbal fue derrotado por  Escisión, el africano, en la batalla de Zama (202 a.C.), en el norte de África. Cartago debió entregar su flota y sus territorios en Hispania, además de comprometerse a pagar un tributo de guerra durante 50 años y a no librar ninguna batalla sin la autorización de Roma.

A pesar de los éxitos obtenidos por Aníbal, inicialmente, y como consecuencia de esta última batalla, se estableció el predominio romano sobre el Mediterráneo occidental, ocupando toda Hispania, en donde se organizaron dos nuevas provincias romanas

Fuente: https://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=207645
 

Tercera Guerra Púnica:

La Tercera Guerra Púnica fue la última de las guerras entre Roma y Cartago (149 a. C. - 146 a.c.) culminaría con la derrota y destrucción de la ciudad de Cartago a manos de los romanos liderados por Publio Cornelio Escipión Emiliano, nieto de Escipión el africano. Los historiadores dicen que la guerra fue causada por las reiteradas declaraciones de Catón el Viejo en el Senado. Catón el Viejo decía que si dejaban que Cartago se recuperase, volvería a entablar una guerra contra Roma, y que por razones de seguridad, Cartago debe ser destruida "Ceterum censeo Carthaginem esse delendam"

Desarrollo de la Tercera Guerra Púnica

Aunque las dos partes estaban en paz desde el final de la Segunda Guerra Púnica, Roma no podía permanecer apacible con el rival, porque incluso con todos los embargos e impuestos que el tratado de Paz que habían impuesto los romanos a los cartagineses en la última guerra (Segunda guerra Púnica), Cartago había superado todas las la adversidad y volvía a prosperar.

Ante esto, Roma no podía permitir que su viejo rival volviese a resurgir, y a continuación, utilizo una artimaña de uso frecuente en la antigüedad. Como Cartago estaba prohibido hacer la guerra contra cualquier pueblo, sin el consentimiento del Senado romano , según el Tratado de Paz, Roma envío ordenes en secreto a sus nuevos aliados, los numidias, en África para atacar el territorio cartaginés y provocar un enfrentamiento.

Durante tres años, los Cartaginés pidieron al Senado romano que se les otorgue el derecho de defensa, pero siempre eran ignorados por los romanos, esto desemboco el conflicto cuando los Cartigeneses finalmente decidieron defenderse a sí mismos, y así se creó el pretexto que Roma necesitaba para atacar a Cartago. Luego, en el año 149 A.C. legiones romanos atacaron y sitiaron la ciudad de Cartago.

La caída de Cartago: Destrucción total

Se inició con un sitio que duró tres años, y según la leyenda fue tan duro que las mujeres se cortaron el pelo para hacer cuerdas y fabricar armas de guerra, los habitantes cartagineses lucharon día y noche para defender su ciudad. Los cartagineses soportaron el asedio desde el año 149 aC hasta la primavera del 146 aC, cuando Publio Cornelio Escipión Emiliano tomó la ciudad en una tormenta. Aunque los ciudadanos cartagineses lucharon valientemente, inevitablemente sucumbieron gradualmente por la abrumadora fuerza militar romana. os romanos tuvieron paciencia para enfrentarse casa por casa de la ciudadela interior y superar la última resistencia de los pobladores que defendían cada metro cuadrado .

Después de la batalla, la poderosa Cartago, fue destruida y convertida en ruinas con sólo un botín de aproximadamente 50.000 sobrevivientes, la mayoría mujeres y niños que fueron vendidos en los mercados de esclavos . El odio de los romanos era tan grande, al viejo rival, que según la leyenda, después de la caída de la ciudad, fue totalmente destruida y su terreno salado para que nada creciese en ella.

La tarea fue tan bien ejecutada que, aún hoy los arqueólogos no saben la ubicación exacta de la ciudad. La Cartago que aparece en los mapas romanos después de las Guerras Púnicas es una ciudad fundada por Roma como una colonia.

Fuente: https://www.historialuniversal.com/2010/03/tercera-guerra-punica-cartago-roma.html

Consecuencias de las Guerras Púnicas

Las consecuencias de las Guerras Púnicas, donde se enfrentaron Cartago contra la Republica Romana son principalmente:

- La civilización cartaginesa desapareció después de las Guerras Púnicas, que en total fueron tres, pero la Tercera Guerra Púnica daría fin a la cultura cartaginesa: Historia de las Guerras Púnicas

-La cultura de Cartago influencio a los pueblos guerreros bereberes del norte de África, aunque poco se sabe sobre su historia, ya que, los pocos documentos griegos y romanos que han llegado hasta nuestra época contienen un claro vejamen en relación a los cartagineses, aunque podemos ver, entrelineas, la grandiosidad de este pueblo

-En lo que se refiere a Roma, su dominio se amplió: Sicilia, Córcega, la Península Ibérica y el norte de África fueron asimilados a la Republica Romana, después de la derrota a los cartagineses. Además de las victorias sobre los aliados de Cartago: la Galia y Macedonia. Esto lo llevo a dominar el comercio del Mar Mediterráneo.

-Roma ya era un imperio en términos de territorios conquistados. Mas los cambios que acontecieron después de esta expansión territorial acabarían por derrumbar a la Republica Romana, iniciándose luego el periodo llamado Imperio Romano

Fuente :https://www.lahistoriamundial.com/2010/09/consecuencias-guerras-punicas.html